• Correo: jorgog@une.net.co

  • Teléfono: 2165578 - 5771192

“Los resultados negativos de Coltejer el año anterior obedecieron a factores externos, como las importaciones de productos asiáticos, la competencia desleal y las prácticas de dumping, el contrabando y la subfacturación”.

Así resumió Rafael Kalach, principal accionista de Coltejer, las cifras del año pasado, cuando la textilera observó una reducción del 30 % en sus ingresos al pasar de 241.260 millones de pesos en 2016 a 169.437 millones en 2017.

Además, la cuenta de pérdidas se aumentó en 17.033 millones de pesos, pues en 2016 el saldo en rojo fue de 7.714 millones y en diciembre pasado cerró en 24.747 millones de pesos.

En la asamblea de accionistas, celebrada ayer en la sede de Coltejer en Itagüí, sur del Valle de Aburrá, Kalach argumentó que el sector de la confección también decreció generando una baja demanda, y por lo que la empresa debió revisar y rebajar su presupuesto de ventas.

No obstante, el empresario mexicano señaló que para mejorar los indicadores financieros, este año la apuesta de Coltejer es expandir los mercados nacional e internacional, reducir costos y gastos, mejorar la producción, avanzar en la innovación y el desarrollo de nuevos productos.

En la misma línea se expresó Lina Posada Jaramillo, secretaria general de Coltejer, quien manifestó que tras un año complejo, se declaró confiada en que las medidas de umbrales de precios para las importaciones de tejidos e hilos, expedidas a finales del año anterior, muestren su efectividad durante el ejercicio de este año.

“Esperamos mejores cifras, pero será un 2018 difícil porque las elecciones hacen que el mercado se comprima. Seguimos trabajando en nuevos desarrollos y en marcar diferencia porque esta es una compañía de moda”, comentó.

En ese contexto, la recuperación es el reto de Matías Gaviria Uribe, quien asumió la dirección de Coltejer el pasado primero de marzo.